La lanza deportiva

La lanza deportiva

MaTeRiA PriMa

El lanzamiento de artefactos de diferentes formas y tamaños para cazar animales a distancia con el fin de conseguir sustento se remonta a muchos miles de años atrás, y el hombre desde antiguo siempre ha tenido una tendencia a medirse con los demás hombres para demostrar que es mejor, se puede suponer que la exhibición de este tipo de habilidades, lanzar más lejos o con más puntería, podría tener un origen mucho más lejano de lo que nos muestra la historia escrita.

La jabalina fue precisamente uno de esos objetos nacidos como arma de guerra y de supervivencia que se utilizaba para la caza y pesca, y que en sus inicios era delgada como el dedo humano, muy afilada en la punta y con un tamaño que no superaba al de quien la portaba.

Tiempo después también se convirtió en un implemento competitivo, lo que trajo aparejado una metamorfosis en su fisonomía que además de presentar una punta redondeada se encontraba enrollada por una correa que hacía las veces de centro de gravedad.

Como deporte de competición reglado, el lanzamiento de jabalina ya se realizaba en la antigua Grecia, incluida dentro de la prueba de pentatlón, en los Juegos Olímpicos de la antigüedad y en los Juegos Panhelénicos. Precisamente el deporte favoreció su mutación y la transformó en una vara de fibra o metal acabada en punta, parecida a una lanza, que se emplea lanzándola por encima del hombro a la mayor distancia posible.

Características
La jabalina es un venablo alargado con la punta metálica. La longitud es de 260-270 cm en categoría masculina y 220-230 cm en categoría femenina, y ostenta un peso máximo de 800 g para los hombres y 600 g para las mujeres. Tiene un asidero, fabricado con cordel, de unos 15 cm de largo, que se encuentra aproximadamente en el centro de gravedad de la jabalina (entre los 90 cm y 110 cm). A lo largo de la historia se ha venido acercando a la punta el centro de gravedad de las jabalinas, para hacer que caigan antes, ya que se comenzaban a realizar marcas que excedían el largo de los campos de caída, con el consiguiente peligro.

Partes de la jabalina
La jabalina esta compuesta de tres partes principales: una cabeza, un asta y una empuñadura de cuerda (encordadura). El asta podrá ser compacta (maciza) o hueca y estará construida de metal u otro material apropiado para formar un todo fijo e integrado. El asta tendrá fija a ella una cabeza metálica terminando en una punta aguda. La superficie del asta no llevará ni huecos, ni protuberancias, ni ranuras, ni estrías, ni agujeros, ni rugosidades, y el acabado será liso y uniforme en toda su extensión. La cabeza estará construida totalmente de metal. Puede contener una punta reforzada y soldada de aleación de otro metal al final de la cabeza con tal que toda la cabeza sea lisa y uniforme a lo largo de toda su superficie.